lunes, 02 de julio de 2018

La segunda edición del Festival de Tenerife llenará el otoño de programación escénica de nivel nacional

El Cabildo y los ayuntamientos de Santa Cruz y La Laguna proponen 41 funciones de teatro, circo, danza y ópera en el último trimestre del año

El Festival de Tenerife regresa a la agenda cultural isleña centrándose en las artes escénicas como eje principal de su programación, ofreciendo 26 espectáculos de nivel nacional, así como propuestas canarias. El presidente del Cabildo de Tenerife, Carlos Alonso, el director insular de Cultura y Educación, José Luis Rivero, y los alcaldes de Santa Cruz y La Laguna, José Manuel Bermúdez y José Alberto Díaz, respectivamente, presentaron en una rueda de prensa con marcado carácter escénico -con la participación del bailarín Daniel Morales y las actrices Marta Viera y María de Vigo- los detalles de esta segunda edición. Bajo el lema Al caer las hojas, levantamos el telón, el festival programa del 4 de octubre al 15 de diciembre 41 funciones de circo, teatro, danza y ópera, además de varios talleres y clases magistrales.

Habrá funciones en teatros y calles, estrenos en Canarias de proyectos nacionales, producciones propias que verán la luz por primera vez en el marco del Festival y un ciclo de grandes clásicos de la literatura. Las sedes del festival serán el Auditorio de Tenerife, el Teatro Guimerá, el Teatro Leal y el Paraninfo de la Universidad de La Laguna. Además, este año se han potenciado los espectáculos al aire libre, por lo que algunas calles de ambas ciudades se convertirán en escenarios eventuales.

Carlos Alonso explicó el carácter estacional del Festival, “que este año se consolida y suma las calles de Santa Cruz y La Laguna en su programación”. El presidente habló de la intención del proyecto de ser un referente nacional. Este año se consolida. “No es solo una propuesta cultural, sino que incluye elementos de la actividad económica como el desarrollo de profesiones o la contratación de personal, que crece bajo la estrategia Tenerife 2030 para que los que aquí vivimos tengamos una Isla mejor”.

José Alberto Díaz recordó la actividad cultural que alberga La Laguna en “sus calles, museos y espacios artísticos, que demuestran el compromiso ciudadano con la cultura”. “Este festival va a general un gran impacto económico en nuestra ciudad por la actividad que va a generar y lo que eso conlleva”, declaró el alcalde de La Laguna.

José Manuel Bermúdez explicó que “el Festival de Tenerife nos aporta mucha actividad y valor añadido”. El alcalde de la capital habló de las dos sedes del Festival en Santa Cruz: “Aportamos el teatro más antiguo de toda Canarias, el Teatro Guimerá, y el Auditorio, todo un referente en sus más de 10 años de vida”.

Por su parte, José Luis Rivero adelantó que en la programación “vamos a ofrecer un amplísimo recorrido por las artes escénicas: teatro, circo, danza, ópera y la calle”. El director insular confía en que en los meses de otoño “tengamos un clima perfecto y que el público responda a nuestra programación de primer nivel”.

Rivero resaltó que “el 80% de la programación va a ser la primera vez que se vea en Canarias y cinco producciones son estreno absoluto, apostando como estructura de festival por la creatividad, productividad y talento en las islas para generar también negocio para que haya más producciones en Canarias que se puedan medir con las internacionales”.

El II Festival de Tenerife abre su programación el 4 de octubre en La Laguna con un espectáculo de calle, Luz de farol, producción propia del Festival compuesta por piezas de danza realizadas por bailarines locales entorno a farolas de la ciudad. El formato de Luz de farol se trasladará -con obras diferentes- a Santa Cruz el 9 de noviembre.

Destaca de la programación la primera función en Canarias de The Umbilical Brothers, uno de los mejores grupos de clown de la actualidad, que fusiona habilidades vocales y físicas con una mezcla de teatro, clown y comedia en vivo. Sorprenderán con sus improvisaciones el 19 de octubre en el Teatro Guimerá con Best of the worst of the best of The Umbilical Brothers.

Uno de los platos fuerte de la programación en cuanto al género teatral tendrá lugar el 2 y 3 de noviembre con He nacido para verte sonreír, de Teatro de La Abadía. Este melodrama contemporáneo dirigido por Pablo Messiez y escrito por Santiago Loza, figura clave de la dramaturgia actual en Latinoamérica, está protagonizado por una madre y su hijo, encarnados por Isabel Ordaz y Fernando Delgado-Hierro.

En el título Lucía de Lammermoor, de la temporada 2018/2019 de Ópera de Tenerife, el tenor tinerfeño Celso Albelo y la soprano rusa Irina Lungo se suben al escenario del Auditorio de Tenerife para dar vida a Sir Edgardo y Lucía en este drama de Donizetti. El estreno de esta coproducción de Ópera de Tenerife con el Teatro Colón de Buenos Aires y la Fundación Ópera de Oviedo será el 20 de noviembre.

Otro de los hitos llegará el 2 de diciembre con el estreno de la primera pieza de la compañía de danza Lava -recientemente constituida-, formación residente de Auditorio de Tenerife compuesta por seis bailarines bajo la dirección artística de Daniel Abreu, el tinerfeño Premio Nacional de Danza que logró tres galardones en la última gala de los Premios Max.

Como colofón del Festival desembarcará en el Teatro Guimerá el 7 y 8 de diciembre Moby Dick, protagonizado por Josep María Pou. El actor catalán se convertirá en el capitán Ahab, uno de los grandes personajes de la literatura universal que encarna la obsesión humana que va más allá de la razón, capaz de consumir la voluntad y eliminar cualquier elemento bondadoso del alma.

Tres de las compañías que se trasladan a Tenerife para actuar en el Festival dejarán en la isla algo más que su puesta en escena. La compañía Teatro Clásico de Sevilla realizará una función adicional pensada para escolares de su obra Luces de bohemia. Este título de Ramón María del Valle-Inclán, que dio pie al esperpento como género teatral, habla de Max Estrella, el visionario poeta ciego que en su propio vía crucis se arrastra hasta el último aliento.

También estará en Festival de Tenerife el proyecto TeatroLab Madrid, un espacio abierto de creación teatral que, con la colaboración de todos sus integrantes y a través de un entrenamiento específico, pone en práctica las técnicas de View points (Puntos de vista) para responder con intuición a lo que ocurre en cada momento en el escenario y Suzuki, una rigurosa disciplina teatral con influencias del ballet, el teatro tradicional japonés y griego, las artes marciales y el flamenco. Precisamente sobre estas técnicas tratará la clase magistral que realizarán en el Festival para profesionales. También organizarán un Laboratorio de Creación de Audiencias, destinado a todo tipo de públicos. Todo ello se culmina con el espectáculo Cuatro corazones con freno y marcha atrás el 16 de noviembre en el Teatro Leal.

Por último, esta vertiente del Festival buscará la complicidad de mujeres de más de 70 años para el taller de danza que propone la compañía Mariantònia Oliver, que culminará con la puesta en escena del espectáculo Las muchas el 23 de noviembre en la Sala Castillo del Auditorio de Tenerife.

El Cabildo, con la estrategia Tenerife 2030 como guía, junto a los ayuntamientos de Santa Cruz y La Laguna apuestan por este festival con el objetivo de potenciar la programación cultural de ambas ciudades así como la exhibición de las producciones canarias, mostrando el talento de los creadores locales y abriéndole una ventana a la comercialización y distribución de estas obras.

 

 

Volver

 
 
 
cerrar